29 ago. 2009

Microrrelatos

1. Peter Pan

Cada vez que hay luna llena yo cierro las ventanas de casa, porque el padre de Mendoza es el hombre lobo, y no quiero que se meta en mi cuarto. En verdad no debería asustarme, porque el papá de Salazar es Batman y a esas horas debería estar vigilando las calles, pero mejor cierro las ventanas porque Merino dice que su padre es Joker, y Joker se la tiene jugada al papá de Salazar.
Todos los papás de mis amigas son superhéroes o villanos famosos, menos mi padre, que insiste en que él solo vende seguros y que no me crea esas tonterías. Aunque no son tonterías, porque el otro día Gómez me dijo que su papá era Tarzan y me enseñó su cuchillo, todo manchado de sangre de leopardo. A mi me gustaría que mi padre fuese alguien, pero no hay ningún héroe que use corbata y chaqueta de cruaditos. Si yo fuera hijo de Conn, Skywalker o Spiderman, entonces nadie volvería a pegarme en el recreo. Por eso me puse a pensar quien podría ser mi padre.
Un día se quedó frito leyendo el periódico y lo vi todo flaco y largo sobre el sofá, con sus bigotes de moquestero y sus manos pálidas, blancas como el mármol de la mesa. Entonces corrí a la cocina y saqué el hacha de cortar la carne. Por la mañana entraba la luz de la luna y los aullidos del papá de Mendoza, pero mi padre ya grita más fuerte y parece un pirata de verdad. Que se cuiden Merino, Salazar y gómez, porque ahora soy el hijo del Capitán Garfio.
Fernando Iwasaki


2. Otra historia navideña

Entre los imigrantes que habían arribado ilegalmente en la embarcación figuraban también dos subsaharianos, un hombre y una mujer en avanzado estado de gestación. Los agentes que suscriben siguieron su rastro por la ramba de Cala Carbón, desde la playa hasta unos antiguos establos que se encuentran a unos cien metros al norte de la carretera del faro. Cuando los agentes llegaron, ya se había producido el alumbramiento. Unos pastores que tienen sus rebaños en la zona habían prestado auxilio a los dos subsaharianos, que presentaban sístomas de agotamiento y deshidratación. El niño ha muerto.
José María Merino


3. La verdadera historia de Romeo y Julieta

Las dos familas más ricas de la comarca esperaban que su amistad se fortaleciese todavía más con el matrimonio de sus respectivos vástagos, Romeo y Julieta. Pero estos no llegaron a casarse porque entre ambos hubo, desde que eran niños, un aborrecimiento que el paso de los años no logró desvanecer. Al fin, Julieta se escapó con el trapecista de un circo. En cuanto a Romeo, quiso casarse con un muchacha de su vecindad llamada Desdémona, pero ella prefirió a un tal Otelo.
José María Merino


4. Ni colorín ni colorado

Cenicienta, que no era rencorosa, perdonó a la madrastra y a sus dos hijas y comenzó a recibirlas en Palacio. Las jóvenes no eran demasiado agraciadas, pero empezaron a tener mucha familiaridad con el príncipe y pronto los tres se hacían bromas, jugueteaban. A partir de unos días de verano especialmente favorables al marasmo, ambas hermanas tenían con el príncipe una intimidad que desespertaba murmuraciones entre la servidumbre. El otoño siguiente, la madrasta y sus hijas y se habían instalado en Palacio. La madrastra acabó ejerciendo una dirección despótica en los asuntos domésticos. Tres años más tarde, la princesa Cenicienta hizo publico su malestar y su propósito de divorciarse, lo que acarreó graves consecuencias políticas. Cuando le cortaron la cabeza al príncipe, Cenicienta hacía ya tiempo que vivía con su madrina retirada en el País de las Maravillas.
José María Merino

19 ago. 2009

El cuento de los sentimientos

...
Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso:- ¿Jugamos al escondite? La Intriga levantó la ceja intrigada y la Curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: "¿Al escondite? ¿Y como es eso?"- Es un juego - explicó la Locura - en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes al que encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego.El Entusiasmo bailó seguido por la Euforia. La Alegria dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatia, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La Verdad prefirió no esconderse (¿para qué?), si al final siempre la hallaban, y la Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido suya), y la Cobardia prefirió no arriesgarse...- Uno, dos, tres... - comenzó a contar la Locura. La primera en esconderse fue la Pereza que, como siempre, se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo, y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol mas alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse; cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la Belleza; que si el bajo de un árbol, perfecto para la Timidez; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la Voloptuosidad; que si una ráfaga de viento, magnífico para la Libertad. Así que terminó por ocultarse en un rayito de sol. El Egoismo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo... pero sólo para él. La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (¡mentira!, en realidad se escondió detrás del arco iris), y la Pasion y el Deseo en el centro de los volcanes. El Olvido... se me olvidó dónde se escondió! ... pero eso no es lo importante. Cuando la Locura contaba 999.999, el Amor todavía no había encontrado un sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores.-¡Un millón!- contó la Locura y comenzó a buscar.La primera en aparecer fue la Pereza, sólo a tres pasos de la piedra. Después se escuchó a la Fe discutiendo con Dios en el cielo sobre zoología. Y a la Pasion y al Deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia y, claro, pudo deducirdónde estaba el Triunfo. Al Egoismo no tuvo ni que buscarlo; el solito salió disparado de su escondite, que había resultado un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y, al acercarse al lago, descubrió a la Belleza. Y con la Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse. Así fue encontrando a todos: el Talento entre la hierba fresca, la Angustia en una oscura cueva, la Mentira detrás del arco iris y hasta el Olvido, al que ya se le había olvidado que estaba jugando a los escondidos.Pero sólo el Amor no aparecía por ningún sitio. La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencida, divisó un rosal y las rosas... Y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido en los ojos al Amor. La Locura no sabía que hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró y hasta prometióser su lazarillo. Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA LO ACOMPAÑA SIEMPRE

7 ago. 2009

Payasa...

La foto lo dice todo...

han sido quince días maravillosos en los que he aprendido muchísimas cosas, y en los que me he dado cuenta de lo que puedo llegar a querer.

Cercedilla ´09

4 ago. 2009

De vuelta












A mi llegada a Madrid me di cuenta de que la ciudad en la que vivo desde que nací (xD, lógico)
no ha cambiado, hay obras, ruido, tráfico... pero se respira un gran ambiente, hay gente paseando, gente comprando, gente haciendo fotos (turistas, en especial)... de todo, vamos.


Pero yo sí que he cambiado.
Los quinces días que he estado fuera, compartiendo con setenta personas las 24 horas del día dan para mucho:



Para hacer capoeria (actividad que nos dejó a todos reventados); talleres de circo, en los que pude demostrar lo patosa que soy para los malabares; y talleres de percusión, en los que nos dejamos las palmas de las manos tocando los yembés.
Para hacer senderismo, del que me llevo una bonita cicatriz en la muñeca (parezco una suicida, cortándome las venas... xDD).

Para comer durante 13 días (de 14, ojo) calabacín :
-bocadillos de calabacín
-bocadillos de pisto (con calabacín). ¿alguna vez habeís visto un bocadillo de PISTOO???
-calabacín gratinado con queso
-calabacin en el arroz
-calabacin en las pesadillas
-calabacín, calabacín y calabacín... (menos mal que le dimos al lomo xD, verdad, julia?)


Para ir al parque de atracciones:
menuda pasada!! aunque yo voy mañana con mi prima bueno... y más gente, pero con ella!!
Y para muchas más cosas que escribiré más adelante... o no... según me de ^^
Xao xaoo blogeros!